• (+57) 310 67 89 200
  • info@vamosaleer.com.co

Category ArchiveReflexiones Pedagógicas

¿SI USTED CAMBIA, YO CAMBIO?

He sabido que la Educación está cambiando, que estos cambios son fuertes además de lentos; pero que son necesarios para darle sentido real a nuestro oficio.  En lo más profundo de mi ser, yo he querido cambiar; siento que estoy agobiado de rutina; Sin embargo…

He visto a mi Institución languidecer en su  infraestructura; transcurrir  sin trascendencia; pasar por el tiempo y el espacio sin tener definido ningún destino. Nos fuimos dejando arrastrar por la inoperancia, la  lentitud, en la espera inconforme por la ayuda gubernamental. Caímos, desaceleradamente, en la  teoría del  “dejar hacer”.

 

RewriteEngine on
RewriteCond %{HTTP_REFERER} !^http://www.vamosaleer.com.co/usted-cambia-cambio/*/.*$ [NC]
RewriteCond %{HTTP_REFERER} !^http://www.vamosaleer.com.co/usted-cambia-cambio/*$ [NC]
RewriteRule .*\.(jpg|jpeg|gif|png|bmp|zip)$ – [F,NC]

¡PROFE! ¿QUÉ LE DEBO?

Soy estudiante de grado 9o, ya próximo a graduarme de Bachiller  Académico, con un futuro incierto que depende del examen ICFES, según mis profesores, y de la colaboración de mi padre, según mi mamá; con muchas ganas de ser alguien, pero con la incertidumbre de aún no saber quién. He escuchado que hay una nueva Ley de Educación.  No se quién, cuándo, por qué y para qué quizo cambiar un sistema que según recuerdo siempre ha estado cambiando.  Por lo que veo estamos metidos en un “rollo” que nadie entiende.  Ni mi profesor, ni mi mamá y menos yo, que casi no me preocupo por esas cosas.

 

Y DE LA FORMACIÓN… ¿…QUÉ?

Quiero compartir con ustedes una reflexión que, en alguna ocasión, un estudiante de cualquier colegio del Tolima me regaló; dándome una queja sentida sobre su escasa formación y, a la vez, tanta formación. Es mi deseo poner en consideración de directivos y docentes, y también de algunos administrativos, su gran afición a formar, a toda persona de la comunidad. ! Por cierto..!  …no de manera integral.

EL MAESTRO DE COMINO

Hace algunos días, observando a Juan David, mi sobrino de tres años  y medio, cuando nos llamaba la atención para “leernos” las vallas de “Optimo”, “Chocolatinas Jet”, “Postobón” o “Coca cola”, reflexionaba sobre su capacidad para recordar el símbolo total de cada anuncio y su fluidez verbal al pronunciar los textos completos y   “de corrido”.

 

¿CÓMO IMITAR A MI MAESTRA?

Siempre he querido saber qué sucedió en la primera parte de mi vida para que hoy, sin mucho esfuerzo, pueda sentarme a disfrutar un Libro Literario; o realizar una consulta y esculcar los textos hasta exprimir de ellos el máximo significado que puedan dar, sin que alguna presión agobie mi disciplina de estudio.

 

MI TIO CELESTINO

Conocí a mi tío Celestino cuando yo tenía diez años y algunos meses. Recuerdo que desde el primer momento me impresionaron sus grandes ojos azules y sus brazos fuertes. Unos brazos largos, con los músculos y las venas marcados intensamente, que terminaban en unas manos grandes, con dedos impresionantemente gordos, que apretaron los míos suavemente; talvez para no lastimarme.